¿Qué indemnización corresponde en caso de despido procedente?

Indemnización despido procedente

El despido procedente es aquel que, tras ser impugnado, el juez competente considera ajustado a derecho, por estar basado en alguna de las causas que la ley establece para la modalidad de despido producida (objetivo, colectivo o disciplinario) y cumplir los requisitos de forma inexcusables para ese tipo de de despido.

Pues bien, cuando se trata de un despido procedente, al trabajador puede corresponderle una indemnización, según las circunstancias que se den en el caso. Y es de esta posible indemnización de lo que vamos a hablar en este artículo.

Podemos ayudarle

Somos abogados especialistas en despidos en A Coruña. Si necesita un despacho con amplia experiencia en la materia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

¿Qué indemnización corresponde en caso de despido procedente?

Como hemos apuntado, el despido solo puede ser declarado procedente una vez que se impugna y el juez se ha pronunciado al respecto. Sin embargo, en realidad, no es esa declaración de procedencia del despido lo que genera, o no, derecho a indemnización.

Lo que realmente hace que el trabajador sea merecedor de indemnización es la modalidad de despido producida, por lo que dicha indemnización debía haberse pagado, o no, según el caso, en el momento de efectuarse el despido.

Así pues, en un despido procedente, el trabajador tendría que haber recibido:

Así pues, estrictamente, al despido procedente no le corresponde indemnización alguna, pero el empresario tiene que haber pagado la indemnización que corresponda al tipo de despido llevado a cabo.

Por el contrario, cuando el despido se declara improcedente, sí hay derecho a indemnización, siempre y cuando el empresario no haya optado por readmitir al trabajador. Dicha indemnización será de 33 días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos inferiores al año y con un tope de 24 mensualidades. Los periodos anteriores al 12 de febrero de 2012 se indemnizarán con 45 días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos inferiores al año y con un tope de 42 mensualidades.

¿Qué hacer para que el despido se declare procedente o improcedente?

Si el trabajador ha sido despedido, y no está conforme, puede impugnarlo en un plazo de 20 días hábiles desde la fecha de efectos del despido. En primer lugar tendrá que presentar una papeleta de conciliación en el servicio de mediación, arbitraje y conciliación de la comunidad autónoma, a fin de que se celebre un acto de conciliación en el que pueda llegar a un acuerdo con la empresa.

A falta de dicho acuerdo, el trabajador podrá presentar una demanda en el juzgado de lo social correspondiente al lugar de prestación de servicios o del domicilio del demandado, a elección del propio trabajador. El plazo que dispondrá para ello será la parte de los 20 días hábiles que no haya agotado hasta presentar la papeleta de conciliación, lo que hace aconsejable no tardar en hacerlo.

Concertar cita
Puede llamarnos al 881 55 25 49 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.
¿Por qué debería escogernos?
Expertos en Laboral
Atención personalizada
Amplia experiencia
Rápida respuesta
¿Dónde encontrarnos?
C/ María Puga Cerdido nº 11, Local C 15009 A Coruña, Galicia 881 55 25 49 [email protected]