Baja voluntaria o excedencia, ¿qué es mejor?

Baja voluntaria o excedencia, ¿qué es mejor?

La baja voluntaria y la excedencia son dos derechos del trabajador que puede ejercitar de manera libre y en cualquier momento, y, aunque a efectos prácticos tienen un funcionamiento similar, las consecuencias de optar por una o por otra son diferentes.

En este artículo vamos a ver las semejanzas y diferencias entre baja voluntaria y excedencia voluntaria, y a tratar de resolver las dudas sobre cuál conviene ejercitar.

Podemos ayudarle

Somos abogados especialistas en derecho laboral en A Coruña. Si necesita un despacho con amplia experiencia en la materia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

¿Qué es una baja voluntaria?

La baja voluntaria es la dimisión del trabajador, por la que este da por finalizada la relación laboral sin necesidad de alegar causa alguna (artículo 49.1.d del Estatuto de los Trabajadores).

El trabajador puede comunicar su baja voluntaria en cualquier momento, pero para ello debe cumplir unos requisitos de forma:

  • Comunicarla por escrito. Esto no es obligatorio, pero es la forma más segura para ambas partes, ya que evita malentendidos futuros y facilita la prueba de su existencia.
  • Conceder un plazo de preaviso a la empresa. La ley no especifica la duración de ese preaviso, y solo se remite a los convenios colectivos y a la costumbre del lugar. En la práctica, se entiende que debe mediar un preaviso de al menos 15 días naturales.

El efecto principal de la baja voluntaria es que termina la relación laboral, por lo que el trabajador deja de estar vinculado a la empresa.

La baja voluntaria no da derecho a indemnización, pero sí a cobrar el finiquito, que son las cantidades adeudadas al trabajador en el momento de la baja por salario y otros conceptos (vacaciones, pagas extras, etc.) que aún no haya percibido desde la última nómina.

Tampoco da derecho a cobrar la prestación por desempleo, porque no es uno de los supuestos por los que se considera al trabajador en situación legal de desempleo.

¿Qué es una excedencia?

La excedencia es una situación de suspensión de la relación laboral durante un tiempo determinado en el que el trabajador deja de prestar sus servicios y el empresario deja de pagar el salario, pero da ciertos derechos de reincorporación a la empresa al término del plazo fijado (artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores).

La excedencia puede tener un motivo justificado, como es el desempeño de un cargo público o representativo (excedencia forzosa), o el cuidado de un hijo o el de un familiar que esté necesitado de asistencia (excedencias por cuidado de hijo y por cuidado de familiar).

También existe el derecho a la excedencia voluntaria, que es la que solicita el trabajador sin necesidad de alegar ninguna causa. 

Todas las excedencias dan derecho a la reserva del puesto de trabajo, aunque en algunos casos sea una reserva temporal, excepto la excedencia voluntaria, que solo da al trabajador un derecho preferente a reincorporarse a la empresa.

Por ese motivo, la excedencia voluntaria es una situación legal peculiar donde no se produce exactamente una suspensión del contrato de trabajo, pero, a efectos prácticos, se considera como tal.

La excedencia voluntaria

Para poder solicitar una excedencia voluntaria se exige una antigüedad mínima de un año en la empresa, y el periodo de excedencia a solicitar tiene que tener una duración mínima de 4 meses y máxima de 5 años. 

Durante la excedencia voluntaria el trabajador puede dedicarse a lo que decida, siempre y cuando no se dedique a una actividad que concurra con la empresa de manera desleal, porque sería motivo de despido.

En cuanto a la forma de solicitarla, la ley no establece ninguna en especial, pero se recomienda que se haga por escrito especificando claramente el periodo de excedencia, y también con una antelación mínima de 15 días naturales, a menos que por convenio colectivo se establezca otra cosa.

La empresa debe aprobar la excedencia voluntaria, y si el trabajador abandona la empresa antes de recibir la confirmación expresa del empresario, se puede entender como una baja voluntaria y romper por completo la vinculación con la empresa.

Los efectos de la excedencia voluntaria consisten en que cesan las obligaciones de trabajar y de pagar el salario para el trabajador y el empleador, respectivamente. La excedencia voluntaria no da derecho a indemnización ni a cobrar la prestación por desempleo, pero sí al cobro del finiquito, ya que son derechos generados por el trabajador y la retribución por el trabajo realizado.

Una vez finalizado el periodo de excedencia, el trabajador debe comunicar a la empresa su disponibilidad para reincorporarse, si bien la empresa no tiene ninguna obligación de reintegrarlo, siempre que no exista un puesto de trabajo vacante.

La empresa deberá ofrecerle una vacante de igual o similar categoría a la del puesto que ocupaba el trabajador. Si no lo hay, el trabajador no podrá ser reintegrado, pero tendrá un derecho indefinido a ser reincorporado a la empresa cuando surja una oportunidad.

¿Qué semejanzas hay entre excedencia voluntaria y baja voluntaria?

Durante el periodo en que la excedencia está vigente, el trabajador se encuentra en una situación similar a la del trabajador que causa baja voluntaria:

  1. En ambas situaciones, el trabajador es libre de trabajar donde y para quien quiera, si bien en la situación de excedencia no puede hacer la competencia a la empresa, ya que se considera desleal y motivo de despido. En el caso de la baja voluntaria, tendrá la misma prohibición durante un tiempo si se ha pactado así.
  2. En ninguna de las dos se requiere alegar ninguna causa para ejercitar el derecho.
  3. No dan derecho a indemnización ni a paro, pero sí a cobrar el finiquito. 
  4. Es preciso preavisar al empresario.

¿Qué diferencia hay entre excedencia voluntaria y baja voluntaria?

La principal diferencia entre ambas es que la baja pone fin a la relación laboral definitivamente, mientras que con la excedencia no se rompe el vínculo, sino que permanece hasta que termina la excedencia.

Si, una vez finalizada, no existe ninguna vacante a la que se pueda reincorporar el trabajador, el vínculo laboral continúa de manera indefinida, manteniéndose el derecho preferente del trabajador a la reincorporación.

Si el trabajador finalmente se reincorpora, continúa su relación laboral y se respeta su tiempo de antigüedad en la empresa, computándose el periodo de trabajo previo a la excedencia.

Por otro lado, hay ciertas diferencias de cara al cobro de la prestación por desempleo: 

¿Qué ocurre con la prestación por desempleo en caso de baja voluntaria?

Cuando el trabajador causa baja voluntaria, no tiene derecho a cobrar el paro, pero sí lo tendrá cuando finalice un nuevo contrato de trabajo, siempre que no acabe durante el periodo de prueba.

¿Qué ocurre con la prestación por desempleo en caso de excedencia voluntaria?

Cuando el trabajador está en excedencia, durante el tiempo que dura esta, tiene derecho a trabajar para otra empresa, y cuando ese nuevo contrato de trabajo termina (siempre que no sean en periodo de prueba), el trabajador tendrá derecho a cobrar el paro, pero solo hasta que finalice el periodo de excedencia. 

Una vez vencido el plazo de la excedencia, el Servicio Español Público de Empleo (SEPE) entiende que el trabajador no está en paro y que puede incorporarse a su trabajo anterior en cualquier momento, aunque en realidad su derecho solo consista en una reincorporación con preferencia a otros candidatos y en caso de que surja la vacante.

Pero, en ese momento, el trabajador debe comunicar a la empresa su disponibilidad y solicitar la reincorporación. De la respuesta de la empresa depende que pueda continuar cobrando la prestación por desempleo:

  • Si la empresa lo reincorpora, termina el cobro de la prestación por desempleo, lógicamente.
  • Si la empresa niega la existencia de su derecho preferente a reincorporarse, se entiende como un despido (que podrá ser declarado improcedente si se impugna) y el trabajador tendrá derecho a cobrar indemnización y desempleo nuevamente.
  • Si la empresa no tiene vacante adecuada en ese momento y deniega la incorporación en ese momento, el trabajador seguirá vinculado a ella indefinidamente hasta que surja la vacante, y podrá continuar cobrando el paro. 
  • Si el trabajador no solicita la reincorporación o deja pasar los plazos para hacerlo, se entenderá que se trata de una baja voluntaria y perderá el derecho a cobrar el paro, además de no cobrar indemnización por despido.

Baja voluntaria o excedencia voluntaria, ¿qué es más favorable para el trabajador?

Como se ha podido comprobar, si el trabajador se encuentra en un momento de su vida en que se está planteando dejar el trabajo para iniciar una nueva actividad o por necesitar un cambio, los efectos de decantarse por una baja voluntaria o por una excedencia voluntaria son muy similares, pero a la larga las consecuencias de la baja voluntaria son irreversibles.

Sin embargo, la excedencia mantiene el vínculo laboral, y permite que el trabajador tenga al menos una posibilidad de volver a su antiguo puesto, o a uno de categoría igual o similar, si la nueva andadura no le satisface.

De cara a una posible prestación por desempleo el funcionamiento es más complicado si se opta por la excedencia, pero no deja de ser una mera incomodidad a la hora de su tramitación.

Por otro lado, para solicitar la excedencia, es necesario tener como mínimo una antigüedad de un año en la empresa, mientras que la baja se puede hacer efectiva en cualquier momento. 

Así pues, depende del trabajador valorar si está en condiciones de solicitar una excedencia voluntaria por su antigüedad y le interesa que el vínculo laboral con su empresa no se extinga definitivamente, o bien si desea desvincularse del todo y no quiere permanecer más tiempo en la empresa.

Concertar cita
Puede llamarnos al 881 55 25 49 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.
¿Por qué debería escogernos?
Expertos en Laboral
Atención personalizada
Amplia experiencia
Rápida respuesta
¿Dónde encontrarnos?
C/ María Puga Cerdido nº 11, Local C 15009 A Coruña, Galicia 881 55 25 49 [email protected]